Energía de las Formas, formas que sanan

El tratamiento terapéutico mediante “pirámide invertida”, también conocido como “antipirámide”, es muy eficaz en determinados problemas odontológicos. Una de mis últimas experiencias combatida eficazmente mediante esta práctica, ha sido un foco infeccioso periapical o infección de la zona que rodea la raíz del diente. Una problemática de la que sufren muchas de las personas que llevan fundas en dientes desvitalizados, u endodonciados, quiere decir, aquellos dientes o piezas a las que se le ha extirpado totalmente de la pulpa dental (nervio-arteria-vena).

Las soluciones que “normalmente” nos facilitará nuestro odontólogo para esta problemática son dos:

 

  1. Realizar una apiceptomia (extirpación quirúrgica por vía transmaxilar atravesando la maxila) quiere decir, practicar un pequeño agujero en la encía para la extirpación quirúrgica de la raíz de la pieza dental y, de los tejidos próximos que estén infectados, para después sellar la zona y finalizar con la sutura del colgajo. Lamentablemente a esto hemos de añadir, que para llevar a cabo esta operación con éxito, se requiere del cumplimiento de una serie de detalles quirúrgicos de interés, sin los cuales la realización del tratamiento no alcanzará el fin que la intervención propone. Previamente, aún con todo, un odontólogo profesional nos debería de informar que esta intervención no es eficiente en uno de cada tres casos, repitiéndose la inflamación de la encía con la aparición de un flemón vestibular o absceso infeccioso.

  2. Retirada de la pieza desvitalizada en cuestión y, colocación de un implante, una solución traumática por el proceso clínico que conlleva y por sus elevados costes económicos.

La Energía de la Forma octaédrica es un eficaz antibiótico “natural” (gratuito y libre de tóxicos), para combatir estos procesos infecciosos, ayudando de esta manera a que al paciente conserve la pieza dental.

Dieciséis días de tratamiento con estrella octaédrica invertida o antipirámide a ritmo de tres sesiones diarias de entre 30 y 40 minutos (testar radiestésicamente) por la mañana, tarde y noche, son suficientes para sanar de “raíz” este desequilibrio. Es imprescindible tomar una dieta a base de líquidos (purés, zumos o batidos) durante el periodo terapéutico, ya que las piezas infectadas pierden fijación sobre el hueso alveolar y el movimiento del diente por la ingesta de alimentos duros, facilita el proceso inflamatorio.

La luz es energía electromagnética compuesta por diferentes ondas de naturaleza electromagnética. Estas ondas se diferencian por su frecuencia, longitud de onda y energía asociada. Todos los objetos emiten una radiación u “onda de forma” según su estructura geométrica y composición. Así mismo, el emplazamiento  en ocasiones también influye, ya que al cambiar un objeto de lugar, se observa cómo cambia igualmente la onda de forma que genera.

El Disco Ecuatorial diseñado por el radiestesista francés Jean de La Foye publicado en su obra “Ondas de Vida Ondas de Muerte”, nos servirá de gran ayuda para conocer la naturaleza del espectro generado por la emisión de forma debida a la pirámide femenina de la estrella octaédrica masculina del octaedro. La emisión en fase de la onda de forma en la sefirot Tipheret (vórtice energético ideal para tratamientos odontológicos) es un 20% eléctrica (25% Naranja y 75% Verde-) y un 80% magnética (25% Amarillo y 75% Índigo) cuando ubicamos la maqueta a escala del Gran Octaedro de Guiza sobre la vertical de un cruce Hartmann “yang”. Este tipo de cruces y la forma octaédrica, constituyen una excelente unidad frente a las infecciones odontológicas con abscesos o fístulas de diferentes tipos.

Sin embargo, para alcanzar el éxito con el tratamiento terapéutico es indispensable cumplir con los siguientes requisitos:

  1. Orientar lo más exactamente posible la estrella octaédrica (pirámide) a 0º del norte magnético, nunca al norte de la forma. De nuevo en este punto, siempre incido sobre la misma cuestión, no nos fiemos de la brújulas en el interior de nuestras viviendas, en un 75% de los casos nos conducirán al error. Para realizar una orientación precisa será necesario tomar varias mediciones externas al edificio con una brújula profesional, para con ésto, triangular la corrección a 0º en la habitación donde instalaremos la forma geométrica. Si alguien necesita información más detallada sobre este procedimiento puedo redactar un post específico. Cuanto más nos alejamos de la coordenada 0ºN, podemos comprobar como en muchos de los casos, la tasa vibratoria de la forma mantiene su valor (entre 8500Ub. y 10500Ub.), sin embargo, la emisión en fase de la onda de forma verá modificada su naturaleza electromagnética perdiendo de esta manera propiedades curativas.

  2. Utilizar una maqueta a escala lo más perfecta posible con respecto a sus proporciones y ángulos, para ello se puede descargar en www.origensideral.es/es apartado “Descargas” el fichero Excel “Calculadora piramidal”. Tener en cuenta la imposibilidad tecnológica a la hora de fabricar estructuras con ángulos como el de la Gran Pirámide: 51º 49’ 38,2” calcular las proporciones para 52º de inclinación. Una buena longitud de base para estrellas octaédricas terapéuticas es 890mm. y 569’57mm. de altura.

  3. Utilizar materiales biológicos y fractales como la madera para la fabricación de maquetas a escala, ya que preservan la coherencia del campo electromagnético de la vida orgánica, ayudando a conducir la energía sin que haya fracción en ello. La mejor madera es aquella que procede de árboles de un crecimiento lento, por lo que son más densas (entre 650 y 750Kg/m3) y que por ende, disponen de mayor resistencia mecánica, tales como; Teca, Iroko, Roble, Nogal, Cerezo etc. Adquirir maderas con certificados de origen y cadena de custodia “trazabilidad”, asegurando que han sido extraídas y elaboradas con criterios medioambientales, sostenibles y socialmente justos y solidarios. De esta manera, colaboramos con la continuidad del ciclo de la vida en nuestro planeta.

  4. Pedir permiso antes de entrar en el campo de forma sagrado de la estructura como cualquier peregrino que entra en un Lugar Sagrado, ayudará a expandir nuestro campo áurico y el de la geometría. Los humanos a menudo queremos someter aquello que nos puede ser útil. Por esta razón quienes empiezan a descubrir el poder de estos grandes seres, corren riesgos al servirse de ellos*. Controlar los pensamientos u emociones negativas en su campo de emisión, ya que estas ondas de forma afectan a su campo de luz de igual manera en que nuestros pensamientos afectan a la estructura molecular del agua.

  5. Realizar una prospección geobiológica, radiestésica y de Emisiones Debidas a las Formas (EDF) para la correcta instalación y mantenimiento de la geometría. Medir y establecer soluciones al respecto, si existieran valores peligrosos en radiaciones electromagnéticas de baja y alta frecuencia, así como de campo eléctrico. “Nunca” acercar, ni siquiera introducir en la habitación, telefonía móvil, IPad´s o similar con GSM, Wi-Fi, Bluetooth o infrarrojos conectados.

  6. Ubicar la zona infectada en la vertical del eje geométrico de la forma tal y como figura en la siguiente imagen. La fórmula que determina la posición exacta de la sefirot Tipheret, el “Nodo Cristalino Sagrado” del Sushumna nadi de la geometría es:

Nodo Cristalino Sagrado

Son muchos los parámetros que afectan a la Energía de las Formas: el clima, la calidad del aire, la humedad, las tormentas solares, los ciclos lunares, las ondas de forma externas, etc. Sin embargo, con paciencia, práctica y Ressentí, pronto nos convertiremos en Maestros del Tercer Lenguaje.

 

Mas informacion en “Geometría Sagrada de la Gran Pirámide”

Ediciones Isthar Luna Sol

http://www.istharlunasol.com/ & http://origensideral.es/wordpress/talleres/

       

estrella_octaedrica_invertida

* Fuentes: Alianza, Mensaje de Venus al pueblo de la Tierra. Anne Givaudan. Ediciones Isthar Luna Sol.

Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers: